Artículos,  Levante-emv,  Opinión

Histórico Feminario

El Feminario IV Congreso València «Claves feministas para retos actuales» ha sido histórico en varios sentidos. Histórico porque su cuarta edición consolida su carácter y estructura como espacio de encuentro nacional de rearme feminista. Un escenario, pues, de sororidad y chute energético de género. Un aforo con 1.200 mujeres y ya algunos hombres, no muchos, aunque algunos más que en su primera edición. Es histórico asimismo en tanto que cita obligada para mujeres, asociaciones, colectivos e instituciones comprometidas con la igualdad y el activismo feminista. Antaño fueron marginadas y perseguidas por el gobierno de la derecha fascista (valga la redundancia), temeroso ante cualquier conato feminista. Hoy las mujeres luchadoras recuperan espacios e instituciones otrora secuestradas por el patriarcado, como el área de Igualdad de la Diputació de València, abanderada por Isabel García. 

Histórico Feminario, capaz de posibilitar este encuentro intelectual de máximo nivel en torno a asuntos de primer orden en la agenda feminista: deporte, religiones, el movimiento LGTBI y política. Un programa histórico con Silvia Buabent, directora del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, Laura Freixas, Paloma del Río y Mª José Rienda, secretaria de Estado de Deportes, Betty Lachgar, activista feminista marroquí, Kika Fumero, Ramón Martínez y Octavio Salazar, jurista y autor de El hombre que no deberíamos ser (Planeta). Con las temáticas de esta cuarta edición, el Feminario ha recorrido cada eje central del debate feminista, muy participativo por un público entregado, inquieto y que ha dialogado con cada una de las ponentes siempre desde la crítica y el respeto. 

Es histórico, además, por la presencia de dos maestras de largo recorrido feminista: mis admiradas amigas republicanas Rosa Regàs y Lidia Falcón. El discurso de Regàs fue muy crítico con la religión católica, que humilla y desprecia a las mujeres: propuso una educación pública y laica, reivindicando la supresión de los conciertos educativos. La  fundadora del Partido Feminista de España, Lidia Falcón, ofreció un discurso a martillazos contra el feminismo de pancarta: «hay que ocupar las calles y tomar las instituciones porque el poder lo tiene quien firma el BOE y eso precisa de política, no sólo de manifestaciones». Ambas coincidieron en el deseo de una pronta República, única posibilidad de una organización política libre, sin ataduras religiosas y sin monarquías absurdas.

En el recuerdo, otra histórica feminista socialista: Carmen Alborch, a quien echamos de menos cada día y desde el Feminario se le rindió recuerdo entrañable. Su ausencia ensombrece la alegría de un evento tan esperado, si bien es cierto que, en cada segundo de las jornadas, Carmen estuvo presente en el corazón de asistentes y ponentes. A la espera de una quinta edición del Feminario –cuento con que pierda las elecciones la derecha– mi gratitud y enhorabuena a Isabel García, diputada, así como al excelente equipo que la acompaña, destacando especialmente a Cristina, Chelo y Sara. Ante un encuentro feminista de tal calado, sólo cabe decir, ¡gracias! 

Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter