• Personas,  videos

    Premi Federació Dones Progressistes 2019 a Agustín Zaragozá

    El miércoles 27 de marzo del 2019 recibí el premi Federació Dones Progressistes. La vigésima séptima edición de la entrega de estos prestigiosos premios en reconocimiento a la lucha feminista, la igualdad y el compromiso progresista se llevó a cabo en el Ateneo Mercantil de València. La entrega y presentación de mi reconocimiento corrió a cargo de Julia Sevilla, profesora honorífica del Departamento de Derecho Constitucional de la Universitat de València.  También recibieron la distinción el colectivo de periodistas feministas “Les Beatrius”; Mavi Mestre, primera rectora de la Universitat de València en sus 520 años de historia y Amelia Tiganus, activista abolicionista y víctima de la esclavitud sexual. El acto…

  • Artículos,  Levante-emv,  Opinión

    En primera línea

    Cada verano escribo contra los veranos, un periodo sobrevalorado por la masa mediocre. Amargada once meses al año, o más, idolatra absurdamente la época estival: el apartamento turístico deviene un orfidal similar a otros opiáceos que drogan la levedad del ser. Perra y asquerosa vida. Suerte que una birra con su tapita aligera tanta desazón existencial. Quien esto firma aborrece el verano a pesar de sufrir dos meses de vacaciones. Mantengo un poco de loca cordura. Si uno odia el mundo persevera en su agonía diariamente. Nada aplaca mi interés en destruirlo. Al contrario que ese proletariado víctima de la explotación capitalista, ¡conformándose con las migajas de dignidad que le…

  • Artículos,  Levante-emv,  Opinión

    Egocéntricos

    Los contagios se multiplican por cuatro en la franja de edad de 10 a 19 años. Portada de Levante-EMV un lunes 15 de junio. Como cada día, digiero la realidad entre titulares y una galletita cortesía de la cafetería en la que desayuno acompañado de la «nueva normalidad». La estadística retrata a nuestra juventud, pasota, arrogante. Una generación pandémica centrada en su ombligo: egoísta, endiosada, insolidaria. Dijeron que los chavales sufrían en el confinamiento. Permítanme dudarlo. Difícil si disponen de su kit básico de supervivencia: móvil, internet, Netflix. El martirio fue para sus progenitores, artífices de esos tiranos delirantes bajo los efectos del síndrome del emperador.  Un mundo moral e…

  • Artículos,  Levante-emv,  Opinión

    Distancias

    Me incomoda el uso pandémico de la expresión «distancia social». Parece más oportuna «distancia física». La social ya la pusimos en marcha legión de personas incrédulas con la naturaleza humana. Francisco Umbral se consideraba un «ser de lejanías». Agustín Zaragozá, a sus pies, se define como un «ser de abismos». Esto se lo debo al marxismo, recuerden: «no es la conciencia de las personas la que determina la realidad; por el contrario, la realidad social es la que determina su conciencia». La conciencia se considera un efecto de la realidad social. Por situarnos en un ejemplo próximo, me referiré a dos tipos feos sentados cerca de la mesa en la…

  • Artículos,  Levante-emv,  Opinión

    La nueva normalidad y yo (y III)

    Sigo en la fase cero. Salgo poco y mal. La incipiente «nueva normalidad» resulta incómoda. El teletrabajo me redujo a una suerte de orador a granel, grabando vídeos a diestro y siniestro. Si una alumna envía al correo un vídeo breve, respondo con otro en una especie de bucle infinito. De tu pantalla a la mía, podría decirse. Pero la realidad ataca a traición. Que se lo digan a una amiga mía, pobre. Se fue a evacuar en mitad de un claustro virtual forzada por un repentino retortijón de tripas. Olvidó silenciar el micro de su auricular inalámbrico, toda una cagada telemática. Semejante despropósito quedará en la historia como el…

  • Artículos,  Levante-emv,  Opinión

    La nueva normalidad y yo (II)

    La realidad a fascículos, así se mercadea en el rastrillo de la «nueva normalidad». Sales de casa y echas un vistazo rápido a tu entorno habitual. Ojeas la vida como las portadas de la prensa en tu quiosco, receloso de algún titular indigerible. En esta ocasión percibo mucho ruido: cazalleros cuarentones en las terrazas de bar, o viejos fumando puro con la mascarilla en la cabeza (una marranada de manual). La vulgaridad sigue en auge. La ordinariez resuena  a tope de decibelios. En ocasiones veo cacerolas: sujetos impertinentes e indecorosos privados de logos, pura contaminación acústica. Ese colectivo de groseros lidera la «nueva normalidad». Estudié un máster interuniversitario en Idiotas…

  • Artículos,  Levante-emv,  Opinión

    La nueva normalidad y yo (I)

    Entenderse con la «nueva normalidad» es un asunto que me trae de cabeza. Llevo toda la vida adaptándome a la anterior, llamémosla  «vieja», «añeja» o «extinta». Quien esto firma la sentía amigable, si bien sabíamos, tanto ella como yo, que el nuestro era un matrimonio forzoso. El amor de muchas parejas se oxida con la rutina. Su relación funciona por inercia, como un reloj: tic, tac, tic, tac… Suena fúnebre, ¿verdad? También uno se habitúa a la muerte en vida. Se oxida el alma, el corazón y la esperanza. La otra realidad era muy lúgubre. ¿Qué importa? Con todo, era de la familia. La cotidianidad se asemeja a un cementerio,…

  • Artículos,  Levante-emv,  Opinión

    La nueva normalidad

    Se impone una «nueva normalidad» cuando quien esto firma seguía todavía inadaptado a la anterior. La normalidad siempre nos pilla desprevenidos. Más que nada porque uno se habitúa al delirio y acaba sintiéndose a gusto en él. Nadie nos explica, por ahora, si esta ignota realidad supone una ruptura radical con la delirante, esa tan confortable y familiar como nuestra almohada. Es curioso como se acostumbraba uno a entregarse a la falsa realidad, si acaso ya podemos nombrarla así. Hagan memoria de esas mujeres, no sea cosa que se olvide, explotadas en su propio hogar. Eran las más afortunadas, pues otras, recuérdese, acabaron asesinadas, si no maltratadas o violadas. Espero…

  • Artículos,  Levante-emv,  Opinión,  Personas

    Anguita, la izquierda

    Las redes sociales se inundan de panegíricos en memoria de Julio Anguita, una de las personas que defendió la única izquierda posible, a saber: republicana, comunista y anticapitalista. Como buen maestro, fue un magnífico orador, contundente, nada políticamente correcto y portentosamente claro en su ideología. Un minucioso balance en el itinerario intelectual y profesional del maestro Anguita nos permite constatar un hecho insólito: imposible reprocharle alguna majadería, incongruencia o desvarío en los principios morales y políticos defendidos. Habituados a la política carroñera tan propiciada por la derecha, estandarte del pensamiento gaseoso, muy en sintonía con esa moral puritana, pacata y perversa que la define, la ejemplaridad pública de Anguita deviene…

  • Artículos,  Levante-emv,  Opinión

    El profesorado no tiene quien le aplauda

    A partir de la pandemia intento explicarme tan extraña e insólita realidad distópica. Así ocurre también entre columnistas admirables. Mi artículo es terapéutico. Uno de mis últimos escritos en Levante-EMV no fue muy piadoso con el profesorado. Si bien mantengo la tesis, porque, como decía, ordenar mis ideas me permite defenderlas con mayor convicción, considero oportuno ofrecer algo de aliento a tantas personas docentes. Es cierto que, en cuestión de un santiamén, se pasó de la modalidad presencial –que tampoco es que sea gran cosa– a la virtual, rodeados de un contexto desnortado y caótico, superado gracias a la entrega de tantas profesionales. No es menos cierto que nadie aplaude…

  • Artículos,  Levante-emv,  Opinión

    Nuestros muertos

    Desayuno a diario con la edición en papel de Levante-EMV. Siempre ha sido el primer placer cotidiano. El recorrido de mi casa al quiosco no supera los dos minutos de trayecto. Cada día encuentro gente haciendo cola en las panaderías. En las farmacias, en el supermercado. Hay mucha «disciplina social», palabreja en boca de muchos rescatada –sospecho que de algún manual amarillento de ética– por el presidente Pedro Sánchez. Resuena como un mantra en alcaldes apocados, fuerzas de seguridad, tuiteros… Pues bien. ¿Hasta dónde llega su alcance? ¿Deslegitima la «disciplina social» cualquier conato de vigorosidad ética en pro de la dignidad humana?¿Es un síntoma de salud social u obediencia suicida? …